Escala 4: Especial Grecia

Vi

04/08/2017

Necesitaríamos una completa tesis antropológica e histórica para abarcar todo el significado y simbolismo de la cultura del vino en la Grecia antigua. De modo que trataremos de poner el foco en los aspectos que se han perpetuado en el hecho social y cultural en día a día de los griegos contemporáneos.

Y es que existen tantas Grecias como siglos ha conocido el hombre; de modo que el objeto de este artículo se centrará en un elemento transversal que ha permanecido inalterable a lo largo de los siglos: El rol del vino en todas las facetas de la sociedad.

El vino en Grecia es, ante todo, un elemento de cohesión social. Y así ha sido siempre. Los fundamentos conceptuales de la democracia, las primigenias tertulias filosóficas e incluso los juegos de mesa más mundanos cuentan con el vino como elemento central sobre el que orbita la vida social griega  multitud de hábitos de nuestra actual civilización-.

Dioses y hombres: El vino como pilar fundamental en la civilización helénica

Decía Tucídides a finales del s.V a.C. que “los pueblos del Mediterráneo empezaron a salir de la barbarie cuando aprendieron a cultivar la aceituna y la uva”.

Fue Dioniso quien enseñó a los hombres a cultivar la vid y elaborar vino. Esta era la creencia popular en la Grecia antigua. También a Polifemo y al mismísimo Ulises se les atribuye tal hazaña. Sea como fuere, queda claro que la relación entre dioses y vino era un pilar de la civilización griega.

El binomio dioses-vino era venerado en formas de costumbres y celebraciones que aglutinaban al pueblo, estableciéndose así una nueva dimensión en las relaciones sociales que abarcaban desde los symposion filosóficos, hasta inocentes juegos de mesa:

  • Es el nombre de un juego muy popular entre los jóvenes de la antigua Grecia. Éste consistía en lanzar las últimas gotas de vino de la “copa” y alcanzar un plato situado al otro extremo de la mesa, sostenido en complejo equilibrio por un simple palo.
  • Los Symposion. Encuentro entre el vino y el pensamiento. En esta ocasión nos alejamos del bullicio de la juventud y nos adentramos en las reposadas sobremesas de los primeros pensadores que hicieron posible el entendimiento de nuestro Hoy y Ahora. Entorno al vino, y tras las comidas, se generaba el symposion. Un espacio de debate inspirado por el vino para dar respuesta a las preguntas que nos explican a nosotros mismos, a nuestra existencia y nuestro lugar en el mundo en cualquiera de sus dimensiones.

El propio Platón tituló Symposion (traducido como El Banquete) a una de las obras magnas de la historia de la filosofía.

La Grecia de hoy

Grecia es, ante todo, un país montañoso; con suelos rocosos, bajos en nutrientes. El clima es mediterráneo, con veranos secos y calurosos, con temperaturas que rondan de media los 30 grados en el interior.

La altitud y los vientos que acontecen en las islas del sudeste, si bien pueden dañar al viñedo, también provocan un efecto de enfriamiento que beneficia a la maduración de la uva. Por ello, la mayor parte del viñedo griego se asienta sobre estas tierras, alejadas del calor abrasador continental.

Así, es en el Peloponeso, Santorini y Creta donde se elaboran los grandes vinos griegos.

El país cuenta con más de 200 variedades de uva autóctonas catalogadas. Estas variedades no solo muestran una excelente resistencia a las altas temperaturas, sino que muchas de ellas poseen un potencial enológico magnífico.

  • Los elaboradores más importantes y de mayor renombre se agrupan principalmente en Creta, siendo Náoussa la DO donde el terroir ha demostrado ser capaz de producir tintos de gran complejidad y potencial de envejecimiento.
  • En Santorini, en el sur del mar Egeo, la vid y los vinos elaborados se muestran con carácter y sorprendentes. Los blancos elaborados con la ancestral Assyrtiko se perfilan desde una pureza cítrica y mineral que expresa sin complejos la tierra volcánica de donde proceden.
  • El Peloponeso se ha convertido en la gran apuesta de muchos jóvenes elaboradores, atestiguando un potencial increíble y una belleza que pocas regiones vinícolas pueden ofrecer, abriendo así un espacio para el
  • Neméa, al este, es la DO más importante y reconocida, debida a sus tintos impotentes elaborados con la autóctona Agiorgitiko (AKA Saint George).
  • En el extremo norte de la península se ubica Patras, región que se caracteriza por sus vinos blancos, extremadamente complejos, elaborados con variedades locales, principalmente la roditis y la recientemente recuperada

Costumbres que perduran. Como beber como un griego y pasar inadvertido:

  1. No le hagas ascos a la eterna retzina: Vino mezclado con brea y especias para su conservación como antiguo método de guarda. Hoy es uno de los must que debes apuntar en tu lista. Bodegas de nuevo cuño elaboran retzina adaptada al paladar de cualquier winelover. Atrévete y te sorprenderás.
  1. El griego de a pie no concibe beber sin algo para picar. Por lo que disfrutarás de tu tapita por cada copa que pidas.
  1. Una vez todos los comensales tienen sus copas llenas se brinda al grito de ¡yamas!
  1. Si algún invitado rezagado no consigue llegar a tiempo, se repetirá el ritual detallado en el punto anterior.
  1. Es común que algún espontáneo se lance a voz en grito a perpetrar otro brindis; y es muy probable que después de éste, otro tome el relevo. De modo que te aconsejamos que simplemente te mojes los labios, comas cuanto puedas y bebas mucha agua. Porque mucho o poco, vas a tener que beber si no quieres faltar al respeto al brindis de turno.

Grecia da para mucho y esto es solo un pequeño aperitivo de una cultura familiar y del ocio que venera el vino y la gastronomía. Una cultura mediterránea paradigmática que los siglos han respetado y que los griegos parecen perpetuar

¡yamas!

 

Rafa Moreno

 

 

 

 

Categorías: Vi