Dos Cielos, alta cocina de base, de caldo y de producto

Gastronomía

27/09/2017

Dos gemelos. Dos nombres. Dos hermanos. Dos restaurantes. Sergio y Javier son Dos cielos. Ya lo decía su abuela y ellos lo tenían claro. Si montaban un restaurante, el nombre ya estaba adjudicado. Y en el año 2007, fue una realidad. El restaurante “Dos Cielos” abría sus puertas en la planta 24 del Hotel Melià Sky Barcelona. Un espacio gastronómico único que ha sido testimonio de la transformación urbanística del barrio del Poblenou. Unas vistas privilegiadas a dos lados: mar y montaña, para no perder la dualidad.

IMG-20170920-WA0016

Nada más llegar a la planta 24, lo primero que te encuentras es la cocina. Impecable, con todo el equipo trabajando para preparar el servicio. Al cruzarla, una impresionante terraza te da la bienvenida. Un cóctel o una copa de vino antes de empezar a cenar es casi una obligación. “Queremos que la gente se sienta como en casa, que vea como trabajamos, porqué nuestra cocina es totalmente transparente” asegura Javier. Transparente y especialmente de producto. Su carta varía durante todo el año. Los productos de temporada son los que marcan el ritmo. “Cuidamos al detalle todo lo que cocinamos y incluso colaboramos con muchos productores para tener cada día la mejor materia prima”.

IMG-20170920-WA0015

Su pasión es innegable. Lo demuestran con cada una de sus palabras. Les encanta cocinar y se lo pasan bien. Detrás de cada plato, existe un pensamiento y una vivencia única, con un recuerdo muy vivo de su abuela Catalina, la “culpable” de su devoción por la gastronomía. “Ella cocinaba todo el día y sus platos, con productos frescos y muy económicos, creaba platos increïbles”. La tradición en su cocina está muy presente. “La base es la cocina de puchero, de caldos limpios, de sabor, de olla.” Pero no olvidan la innovación. “No puede existir una sin la otra”.

El restaurante “Dos Cielos” cuenta con una Estrella Michelin. “Un premio al trabajo bien hecho pero que no nos obsesiona”. Reconocen que el mejor premio es llenar el restaurante, ubicado justo delante de la cocina con vistas al lado montaña de Barcelona. “Pocas mesas, para tener un trato y una experiencia gastronómica completa y personalizada” reconocen.

IMG-20170920-WA0014

Ninguno de los dos se aventura a escoger un plato estrella, dado que la carta varia tan rápidamente que las opciones gastronómicas son muy amplias, pero finalmente reconocen que los raviolis de foie con un caldo perfecto para tirar de cuchara o los guisantes del Maresme son algunos clásicos que no puedes dejar de probar si visitas el restaurante.

No hay gastronomía sin vino y ellos lo tienen muy claro. Apuestan por el maridaje en todos sus platos. “Ofrecemos una carta y unos platos pensados para maridar con vino”. Una bodega que separa un pequeño salón reservado del resto del restaurante lo demuestra”. Más de 200 referencias de vinos nacionales e internacionales. Entre ellos, nuestro Vinya Gigi y 3055 Rosé tienen el privilegio de ser dos de los vinos exclusivos para degustar en la terraza.

Sergio y Javier, para no perder la dualidad, decidieron abrir un segundo restaurante antes de empezar el verano. El Gran Melià Palacio de los Duques en Madrid fue el espacio escogido. Comparte la misma filosofía que Barcelona, incluso algunos platos de la carta y en ambos espacios ofrecen un único menú degustación para cenar. “Estamos muy contentos porque no nos esperábamos tener la aceptación que hemos tenido”. Si el trabajo es bueno y la pasión por la gastronomía salta a la vista, el éxito llega solo.

Confirmado. ¡'Dos Cielos' en su màxima expresión. :)

Categorías: Gastronomía