Cal Carter: Un clásico que no falla

Gastronomía

14/12/2016

El restaurante Cal Carter es uno de aquellos restaurantes de toda la vida. Con más de 50 años a sus espaldas, se ha consolidado como uno de aquellos establecimientos en los que se come bien, muy bien. Y no sólo lo decimos nosotros, las opiniones publicadas en TripAdvisor lo dejan claro. No falla porque su cocina es la que es. Platos típicos del recetario catalán. Algunos evolucionados, otros intactos. Pero sobre todo, platos elaborados con mucha pasión y hechos en familia. Los Perich Batallé y los Perich Calvet.

Cal Carter se fundó en el año 1964 en Mura. Un pequeño pueblo del Bages que esconde un encanto especial. Uno de aquellos rincones de Cataluña en el que perderse. Limita con el Vallés Occidental, el Bages y el Moianès y es una de las principales puertas de entrada al Parc Natural de Sant Llorenç del Munt y l’Obac. Un escenario idílico en el que pasar unas vacaciones, un fin de semana o un domingo cualquiera.

CalCarter_Cigronets_Mura

Desde su fundación, Cal Carter ha sido la referencia gastronómica del pueblo. Han pasado 50 años y lo sigue siendo. Ha evolucionado al compás de la nueva gastronomía y ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos. ¿Cómo? A base de trabajo, dedicación, pasión y amor por los fogones y por sus clientes. Es una familia que vive para ellos. Para que disfruten en la mesa. Para que gocen de unos buenos pies de cerdo, de un buen rabo de buey, de un buen cerdo Ral d’Avinyó o de unos garbanzos de Mura con all-i-oli y bacalao. Su plato estrella.

CalCarter_Perich

Al frente de la cocina encontramos a dos hombres con el mismo nombre y apellido. Jordi Perich Singla aporta la veteranía y Jordi Perich Batallé la innovación. Este último, después de toda la vida en el restaurante haciendo, como sus dos hermanas (Berta y Mireia), de todo, decidió estudiar cocina. Se apuntó a la Escuela Hoffman, trabajó un tiempo en el equipo de Nandu Jubany y se puso detrás de los fogones de Cal Carter junto con su tío. Forman una dupla carismática y continuamente buscan la manera de innovar y mejorar su carta.

CalCarter_plat_cuina

En este sentido, han incorporado un gran variedad de arroces. Se adaptan a los productos de temporada. Un risotto de gambas de Palamós, o uno de espardeñas, por ejemplo. O incluso uno de navajas, brillan en la carta. Que estén en un pueblo de montaña no significa que no tengan buen pescado. Al contrario. La carne y pescado lo trabajan igual de bien.

Con los vinos no se quedan atrás. Sin ir más lejos el año pasado quedaron finalistas del certamen Cartavi que premia las mejores cartas de vinos. La culpable fue Mireia Perich. Ella es la que sabe de vinos en Cal Carter. Y lo demuestra cada día cuando le piden sugerencias vinícolas para maridar los platos. En la sección DO Penedés tienen listados dos de nuestros vinos. El tinto y el blanco de nuestra gama 3055. Buena elección. ;)

CalCarter_vista_poble

Ir a Cal Carter vale la pena. El pueblo es bonito, el paisaje también y en el restaurante te tratan como en casa. Apuntaros esta recomendación y si lo queréis probar, no olvidéis llamar para reservar. No es fácil encontrar mesa. ;)

Categorías: Gastronomía